Es muy difícil encontrar un grupo actual con un bagaje musical inscrito en cada nota, en cada letra. Un bagaje que no haya que sacar a pasear a través de poses o vestimentas peculiares, de respuestas absurdas a la prensa o de miradas profundas al infinito. En tiempos de nuevas etiquetas y tribus urbanas -donde muchos parecen querer llamar la atención por motivos extra-musicales sin una base sólida- todavía hay quien sigue a lo suyo, componiendo, grabando y disfrutando de verdad con la música. Y es que no hay mejor carisma que aquel que viene acompañado por el trabajo y la humildad.

Hablar de NANE es hablar de letras a corazón abierto, de melodías que van tomando relevos sin que uno se dé cuenta, de cuidadas composiciones que fluyen hasta el inconsciente del que escucha. Como en la buena cocina, el ingrediente principal de NANE es el amor -en la forma y en el fondo- acompañado de una minuciosidad y gusto por los detalles más imperceptibles.

Hablamos pues de una búsqueda constante, algo que define a la perfección al principal impulsor de este proyecto, Nane Colás, que lleva desde que tiene uso de razón dedicado a su principal pasión: componer, grabar y tocar en directo.

A Nane Colás y su música le sobran las etiquetas, quizá porque no les presta atención, quizá porque resumir más de 20 años de carrera musical en dos palabras sea una utopía. El término ‘oldschool’ sería el que mejor le sentaría: a lo suyo, impasible, constante, del cuatro pistas al ordenador, de las cintas de cromo y casete al CD, de lo analógico a lo digital. Nane es vieja escuela, de los que tienen talento y no lo desaprovechan, de los que tienen necesidad de probar cosas nuevas, de los que tocan guitarra, bajo, batería, y cantan hasta la extenuación.

Ya sea destacando en la escena ‘indie’ madrileña de principios de los 90 o alcanzando las semifinales de Proyecto Demo 2014, Nane ha seguido en esa particular búsqueda en cada nuevo proyecto, sabiendo adaptarse sin perder un ápice de su personalidad.

Javier Manzanares (guitarra), Daniel Valentín (bajo), Carlos Saldaña (teclados), Raúl Gómez (batería) y Álvaro Rey (trompeta) terminan de cerrar el círculo de NANE, que en este mismo 2017 publicarán EP con seis temas grabados y autoproducidos en Nanewood Studios.

Y esto no es más que el principio.

Nacho R. Piedra